Intro

Sobre el proyecto

En esta primera etapa, el catálogo se focaliza en la arquitectura moderna y contemporánea proyectada y construida entre el 1832 –año de edificación de la primera chimenea industrial de Barcelona que establecemos como el inicio de la modernidad– hasta la actualidad.

El proyecto nace con el objetivo de hacer más accesible la arquitectura tanto a los profesionales como al conjunto de la ciudadanía por medio de una web que se irá actualizando y ampliando mediante la incorporación de las obras contemporáneas de mayor interés general, siempre con una necesaria perspectiva histórica suficiente, a la vez que añadiendo gradualmente obras de nuestro pasado, con el ambicioso objetivo de comprender un mayor período documental.

El fondo se nutre de múltiples fuentes, principalmente de la generosidad de estudios de arquitectura y fotografía, a la vez que de gran cantidad de excelentes proyectos editoriales históricos y de referencia, como guías de arquitectura, revistas, monografías y otras publicaciones. Asimismo, tiene en consideración todas las fuentes de referencia de las diversas ramas y entidades asociadas al COAC y de otras entidades colaboradoras vinculadas con los ámbitos de la arquitectura y el diseño, en su máximo espectro.

Cabe mencionar especialmente la incorporación de vasta documentación procedente del Archivo Histórico del COAC que, gracias a su riqueza documental, aporta gran cantidad de valiosa –y en algunos casos inédita– documentación gráfica.

El rigor y el criterio de la selección de las obras incorporadas se establece por medio de una Comisión Documental, formada por el Vocal de Cultura del COAC, el director del Archivo Histórico del COAC, los directores del Archivo Digital del COAC y profesionales y otros expertos externos de todas las Demarcaciones que velan por ofrecer una visión transversal del panorama arquitectónico presente y pasado alrededor del territorio.

La voluntad de este proyecto es la de devenir el fondo digital más extenso sobre arquitectura catalana; una herramienta clave de información y documentación arquitectónica ejemplar que se convierta en un referente no solo local, sino internacional, en la forma de explicar y mostrar el patrimonio arquitectónico de un territorio.

Aureli Mora i Omar Ornaque
Directores arquitecturacatalana.cat

credits

Quiénes somos

Colegio de Arquitectos de Cataluña:

Àrea de Cultura

Directores:

2019-2022 Aureli Mora i Omar Ornaque

Comisión Documental:

2019-2022 Ramon Faura Carolina B. Garcia Francesc Rafat Antoni López Daufí Joan Falgueras Anton Pàmies Mercè Bosch Josep Ferrando Fernando Marzá Aureli Mora Omar Ornaque

Colaboradores Externos:

2019-2022 Lluis Andreu Sergi Ballester Helena Cepeda Maria Jesús Quintero

Con el soporte de:

Generalitat de Catalunya. Departament de Cultura

Entidades Colaboradoras:

ArquinFAD

 

Fundació Mies van der Rohe

 

Fundación DOCOMOMO Ibérico

 

Arxiu Mas

 

Basílica de la Sagrada Família

 

Museu del Disseny de Barcelona

 

EINA Centre Universitari de Disseny i Art de Barcelona

Diseño y Programación:

edittio Nubilum
Sugerencias

Buzón de sugerencias

Solicita la imagen

Te invitamos a ayudarnos a mejorar la difusión de la arquitectura catalana mediante este espacio, donde podrás proponernos obras, aportar o enmendar información sobre obras, autores y fotógrafos, además de hacernos todos aquellos comentarios que consideres. Los datos serán analizados por la Comisión Documental. Rellena sólo aquellos campos que consideres oportunos para añadir o subsanar información.

El Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya es uno de los centros de documentación más importantes de Europa, que custodia los fondos profesionales de más de 180 arquitectos, cuya obra es fundamental para comprender la historia de la arquitectura catalana. Mediante este formulario, podras solicitar copias digitales de los documentos de los que el Arxiu Històric del COAC gestiona los derechos de explotación de los autores, además de aquellos que se encuentren en dominio público. Una vez realizada la solicitud, el Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya te hará llegar una estimación del presupuesto, variable en cada casuística de uso y finalidad.

Imagen solicitada:

* Si la memoria tiene autoría o derechos conocidos, puede citarlos en el campo anterior 'Comentarios' .

Eliminar * Si las fotografías tienen autoría o derechos conocidos, puede citarlos en el campo anterior 'Comentarios'.
Puedes adjuntar hasta 5 archivos de 10 MB cada uno como máximo.

Memoria

El proyecto plantea la ordenación de superficie del Paseo Garcia Fària entre las calles Bilbao y Josep Pla.

Previamente al año 1992, con la construcción de la Ronda Litoral, se dio forma al Paseo Garcia Fària con una sección de doble calzada. En el lado mar, la construcción de un parking adosado al muro de contención de la Ronda dejó su cubierta pendiente de urbanización.

El nuevo esquema viario ha desplazado la circulación junto al mar de Garcia Fària al otro lado de la Ronda y ha prolongado las calles Bac de Roda y Selva de Mar en forma de puente sobre la Ronda Litoral. La incorporación viaria al tronco central de la Ronda situada a la altura de Josep Pla se ha trasladado al cruce de Selva de Mar con Garcia Fària, provocando el derribo de parte del aparcamiento existente. La nueva súper-isla de Diagonal-Mar entrega a Garcia Fària una nueva rasante que ha obligado a modificar el perfil longitudinal de esta calle entre Selva de Mar y Josep Pla.
Todo esto provoca que el ámbito de actuación haya quedado definido como la superficie existente entre la media actual y el límite de la Ronda Litoral, más la calzada montaña del tramo entre Selva de Mar y Josep Pla.

La pieza resultante para urbanizar es una franja de unos 40m de ancho y aproximadamente 1,3 km de largo, dividida en tres pastillas por la vialidad que cruza la Ronda Litoral. Esta franja se divide al mismo tiempo en dos subbandas: la cobertura del parking dando a la Ronda y el espacio restante entre la media actual y el muro del aparcamiento. El proyecto parte de esa consideración y consolida la división dando forma a un paseo pavimentado sobre el aparcamiento y a una faja ajardinada.

Las sobrecargas admisibles del aparcamiento existente (1.000 kg/m2) y el futuro mantenimiento del mismo han supuesto la decisión de abandonar la posibilidad de ajardinar y construir sobre su cubierta. Por eso se ha pensado en un pavimento asfáltico de dos colores como protagonista de esta franja destinada mayormente al tráfico de bicicletas, circuitos de fitness, jogging y otras actividades similares. Pensamos que enfatizar la gran dimensión de este espacio, despojándolo de elementos superpuestos, refuerza una de sus cualidades primordiales.

En el resto del paseo se propone un jardín lineal organizado a través de piezas verdes trapezoidales que permiten la permeabilidad entre los pasos de peatones y la esplanada sobre el parking. El cosido de ambas zonas se realiza gracias a las interrupciones de los parterres y a las plataformas sobre elevadas, solapadas con la cubierta del aparcamiento, que actúan como miradores sobre el mar. Algunas de las zonas plantadas se elevan sobre la rasante natural, ofreciendo planos de césped vertidos también hacia la playa.

La organización del paseo ha debido tener en cuenta el cruce de vehículos hacia las rampas de acceso a los aparcamientos, muy alejadas de la nueva línea de acera. Estos cruces se realizan en forma de brecha entre la vegetación. Para paliar la fractura provocada por las rampas se construyen unas pequeñas losas que, en forma de puente, las cruzan en su punto central. La llegada a los nuevos puentes de Bac de Roda y Selva de Mar obliga a recrecer el paseo en estos puntos para conectarlo con las nuevas rasantes.

La sección transversal se ha pensado con pendientes de entre el 1,5% y el 2% hacia la calzada de Garcia Fària. La necesidad de permitir el drenaje y el nuevo ancho del paseo obligan a crecer las rasantes sobre el actual aparcamiento y, consecuentemente, a la sobreelevación de la barandilla existente, que se realiza mediante una pieza prefabricada de hormigón que se encaja en el muro original.
La plantación se ha planteado con especies apropiadas a la singular situación del paseo: primera línea de mar, sin elementos construidos que le protejan de su influencia. Organizada en fajas, ayuda también a entender unitariamente todo el paseo.

Básicamente, existen dos tipos de parterre. Los que se vierten hacia el Paseo Garcia Fària se plantan en bandas ordenadas por altura de vegetación: las dos primeras son gramíneas de diferente altura y finalmente se sitúan en los tamarindos. Los parterres con doble pendiente se tapizan con césped en la vertiente vertida hacia el lado mar y se plantan con una masa de adelfa blanca en la vertiente opuesta. En algunas zonas estratégicas aparecen pequeños bosquetes de moreras sobre tapizante de hiedra, que se convierten en áreas de sombra.

Las palmeras se plantan como árboles singulares en grupos de dos o tres. Palmitos, mimosas y plantaciones de lavanda completan el ajardinamiento del paseo. El límite con la calzada rodada se consolida con un parterre lineal que contiene las palmeras existentes y se espesa la plantación de adelfas también existente actualmente.

La iluminación se resuelve con una trama de báculos tipo PRIM que organiza toda el área a ambos lados de la Ronda Litoral. Se ha tenido especial cuidado en nivelar la cota de coronación de los báculos con independencia de la topografía variable de los puntos en los que tienen el anclaje.

Autor: Ravetllat-Ribas Arquitectes

Autores

Como ir

Sobre el Mapa

Constelación

Cronología

  1. Paseo Garcia Fària

    Ravetllat-Ribas Arquitectes, Pere Joan Ravetllat i Mira, Carme Ribas i Seix

    Paseo Garcia Fària

    El proyecto plantea la ordenación de superficie del Paseo Garcia Fària entre las calles Bilbao y Josep Pla. Previamente al año 1992, con la construcción de la Ronda Litoral, se dio forma al Paseo Garcia Fària con una sección de doble calzada. En el lado mar, la construcción de un parking adosado al muro de contención de la Ronda dejó su cubierta pendiente de urbanización. El nuevo esquema viario ha desplazado la circulación junto al mar de Garcia Fària al otro lado de la Ronda y ha prolongado las calles Bac de Roda y Selva de Mar en forma de puente sobre la Ronda Litoral. La incorporación viaria al tronco central de la Ronda situada a la altura de Josep Pla se ha trasladado al cruce de Selva de Mar con Garcia Fària, provocando el derribo de parte del aparcamiento existente. La nueva súper-isla de Diagonal-Mar entrega a Garcia Fària una nueva rasante que ha obligado a modificar el perfil longitudinal de esta calle entre Selva de Mar y Josep Pla. Todo esto provoca que el ámbito de actuación haya quedado definido como la superficie existente entre la media actual y el límite de la Ronda Litoral, más la calzada montaña del tramo entre Selva de Mar y Josep Pla. La pieza resultante para urbanizar es una franja de unos 40m de ancho y aproximadamente 1,3 km de largo, dividida en tres pastillas por la vialidad que cruza la Ronda Litoral. Esta franja se divide al mismo tiempo en dos subbandas: la cobertura del parking dando a la Ronda y el espacio restante entre la media actual y el muro del aparcamiento. El proyecto parte de esa consideración y consolida la división dando forma a un paseo pavimentado sobre el aparcamiento y a una faja ajardinada. Las sobrecargas admisibles del aparcamiento existente (1.000 kg/m2) y el futuro mantenimiento del mismo han supuesto la decisión de abandonar la posibilidad de ajardinar y construir sobre su cubierta. Por eso se ha pensado en un pavimento asfáltico de dos colores como protagonista de esta franja destinada mayormente al tráfico de bicicletas, circuitos de fitness, jogging y otras actividades similares. Pensamos que enfatizar la gran dimensión de este espacio, despojándolo de elementos superpuestos, refuerza una de sus cualidades primordiales. En el resto del paseo se propone un jardín lineal organizado a través de piezas verdes trapezoidales que permiten la permeabilidad entre los pasos de peatones y la esplanada sobre el parking. El cosido de ambas zonas se realiza gracias a las interrupciones de los parterres y a las plataformas sobre elevadas, solapadas con la cubierta del aparcamiento, que actúan como miradores sobre el mar. Algunas de las zonas plantadas se elevan sobre la rasante natural, ofreciendo planos de césped vertidos también hacia la playa. La organización del paseo ha debido tener en cuenta el cruce de vehículos hacia las rampas de acceso a los aparcamientos, muy alejadas de la nueva línea de acera. Estos cruces se realizan en forma de brecha entre la vegetación. Para paliar la fractura provocada por las rampas se construyen unas pequeñas losas que, en forma de puente, las cruzan en su punto central. La llegada a los nuevos puentes de Bac de Roda y Selva de Mar obliga a recrecer el paseo en estos puntos para conectarlo con las nuevas rasantes. La sección transversal se ha pensado con pendientes de entre el 1,5% y el 2% hacia la calzada de Garcia Fària. La necesidad de permitir el drenaje y el nuevo ancho del paseo obligan a crecer las rasantes sobre el actual aparcamiento y, consecuentemente, a la sobreelevación de la barandilla existente, que se realiza mediante una pieza prefabricada de hormigón que se encaja en el muro original. La plantación se ha planteado con especies apropiadas a la singular situación del paseo: primera línea de mar, sin elementos construidos que le protejan de su influencia. Organizada en fajas, ayuda también a entender unitariamente todo el paseo. Básicamente, existen dos tipos de parterre. Los que se vierten hacia el Paseo Garcia Fària se plantan en bandas ordenadas por altura de vegetación: las dos primeras son gramíneas de diferente altura y finalmente se sitúan en los tamarindos. Los parterres con doble pendiente se tapizan con césped en la vertiente vertida hacia el lado mar y se plantan con una masa de adelfa blanca en la vertiente opuesta. En algunas zonas estratégicas aparecen pequeños bosquetes de moreras sobre tapizante de hiedra, que se convierten en áreas de sombra. Las palmeras se plantan como árboles singulares en grupos de dos o tres. Palmitos, mimosas y plantaciones de lavanda completan el ajardinamiento del paseo. El límite con la calzada rodada se consolida con un parterre lineal que contiene las palmeras existentes y se espesa la plantación de adelfas también existente actualmente. La iluminación se resuelve con una trama de báculos tipo PRIM que organiza toda el área a ambos lados de la Ronda Litoral. Se ha tenido especial cuidado en nivelar la cota de coronación de los báculos con independencia de la topografía variable de los puntos en los que tienen el anclaje.
  2. Premio FAD

    Finalista. Categoría: Espacios Exteriores