Intro

Sobre el proyecto

En esta primera etapa, el catálogo se focaliza en la arquitectura moderna y contemporánea proyectada y construida entre el 1832 –año de edificación de la primera chimenea industrial de Barcelona que establecemos como el inicio de la modernidad– hasta la actualidad.

El proyecto nace con el objetivo de hacer más accesible la arquitectura tanto a los profesionales como al conjunto de la ciudadanía por medio de una web que se irá actualizando y ampliando mediante la incorporación de las obras contemporáneas de mayor interés general, siempre con una necesaria perspectiva histórica suficiente, a la vez que añadiendo gradualmente obras de nuestro pasado, con el ambicioso objetivo de comprender un mayor período documental.

El fondo se nutre de múltiples fuentes, principalmente de la generosidad de estudios de arquitectura y fotografía, a la vez que de gran cantidad de excelentes proyectos editoriales históricos y de referencia, como guías de arquitectura, revistas, monografías y otras publicaciones. Asimismo, tiene en consideración todas las fuentes de referencia de las diversas ramas y entidades asociadas al COAC y de otras entidades colaboradoras vinculadas con los ámbitos de la arquitectura y el diseño, en su máximo espectro.

Cabe mencionar especialmente la incorporación de vasta documentación procedente del Archivo Histórico del COAC que, gracias a su riqueza documental, aporta gran cantidad de valiosa –y en algunos casos inédita– documentación gráfica.

El rigor y el criterio de la selección de las obras incorporadas se establece por medio de una Comisión Documental, formada por el Vocal de Cultura del COAC, el director del Archivo Histórico del COAC, los directores del Archivo Digital del COAC y profesionales y otros expertos externos de todas las Demarcaciones que velan por ofrecer una visión transversal del panorama arquitectónico presente y pasado alrededor del territorio.

La voluntad de este proyecto es la de devenir el fondo digital más extenso sobre arquitectura catalana; una herramienta clave de información y documentación arquitectónica ejemplar que se convierta en un referente no solo local, sino internacional, en la forma de explicar y mostrar el patrimonio arquitectónico de un territorio.

Aureli Mora i Omar Ornaque
Directores arquitecturacatalana.cat

credits

Quiénes somos

Colegio de Arquitectos de Cataluña:

Àrea de Cultura

Directores:

2019-2022 Aureli Mora i Omar Ornaque

Comisión Documental:

2019-2022 Ramon Faura Carolina B. Garcia Francesc Rafat Antoni López Daufí Joan Falgueras Anton Pàmies Mercè Bosch Josep Ferrando Fernando Marzá Aureli Mora Omar Ornaque

Colaboradores Externos:

2019-2022 Lluis Andreu Sergi Ballester Helena Cepeda Maria Jesús Quintero

Con el soporte de:

Generalitat de Catalunya. Departament de Cultura

Entidades Colaboradoras:

ArquinFAD

 

Fundació Mies van der Rohe

 

Fundación DOCOMOMO Ibérico

 

Arxiu Mas

 

Basílica de la Sagrada Família

 

Museu del Disseny de Barcelona

 

EINA Centre Universitari de Disseny i Art de Barcelona

Diseño y Programación:

edittio Nubilum
Sugerencias

Buzón de sugerencias

Solicita la imagen

Te invitamos a ayudarnos a mejorar la difusión de la arquitectura catalana mediante este espacio, donde podrás proponernos obras, aportar o enmendar información sobre obras, autores y fotógrafos, además de hacernos todos aquellos comentarios que consideres. Los datos serán analizados por la Comisión Documental. Rellena sólo aquellos campos que consideres oportunos para añadir o subsanar información.

El Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya es uno de los centros de documentación más importantes de Europa, que custodia los fondos profesionales de más de 180 arquitectos, cuya obra es fundamental para comprender la historia de la arquitectura catalana. Mediante este formulario, podras solicitar copias digitales de los documentos de los que el Arxiu Històric del COAC gestiona los derechos de explotación de los autores, además de aquellos que se encuentren en dominio público. Una vez realizada la solicitud, el Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya te hará llegar una estimación del presupuesto, variable en cada casuística de uso y finalidad.

Imagen solicitada:

* Si la memoria tiene autoría o derechos conocidos, puede citarlos en el campo anterior 'Comentarios' .

Eliminar * Si las fotografías tienen autoría o derechos conocidos, puede citarlos en el campo anterior 'Comentarios'.
Puedes adjuntar hasta 5 archivos de 10 MB cada uno como máximo.

Memoria

Ya en sus primeros pasos para la concepción de la sede institucional de ROCA o Roca Barcelona Gallery, se entiende el proyecto arquitectónico como una herramienta de difusión de una marca y una empresa. El edificio se plantea a partir de la estrategia de comunicación, una forma más de difundir los valores, la historia y los retos de la compañía y un canal de transmisión para atraer el interés de la ciudadanía hacia los valores, el producto, los proyectos y las inquietudes de una empresa con más de 80 años de historia como Roca.

El encargo contempla la realización de un programa complejo en el que se mezclan y conviven la sede institucional, un museo de la marca y una plataforma de eventos de carácter social y del mundo empresarial.

El proyecto arquitectónico se ha basado en dos ideas esenciales. Su forma y aspecto exterior y experiencia del espacio vivida en su interior.

El edificio, rodeado por múltiples edificaciones de mayor altura, pretende mostrarse en la ciudad entendiendo su propia escalera. Debido a su contexto urbano, el edificio se encuentra embebido por las volumetrías adyacentes y se distingue por su menor escala y por su pureza de formas. Sin recurrir a las formas especulativas propias de una arquitectura que busca realizarse a través del espectáculo, el edificio, a la vez que discreto y elegante, logra diferenciarse de cualquier otro.

Como objetivo principal se investigó y trabajó para concebir una fachada que siendo observada con un mínimo detenimiento no dejara indiferente y tratara de suscitar curiosidad. Asimismo, se renunció desde un principio a la posibilidad de plantear una “piel” para el edificio que quizás pudiera ofrecer un efecto vistoso hacia el exterior pero que en cambio no tuviera relación o consecuencia aparente al interior.

Se buscó, por tanto, trabajar al máximo bajo estas premisas. Por último, después de tantear diferentes posibilidades, planteamos una solución para la fachada basada en la forma de disposición de un único material, la sucesión de múltiples cristales dispuestos perpendicularmente al eje de la fachada. Así, a partir de pruebas y prototipos pudimos comprobar cómo se producen nuevos efectos como la difracción, la reflexión y la refracción de la luz obteniendo como resultado la distorsión, la traslación y la superposición de la imagen a través de la fachada.
Fue la luz, tanto natural de día como artificial por la noche, la que se convirtió entonces en protagonista. Así, obtuvimos una fachada totalmente ambigua que se mostraba tanto como un elemento de carácter sólido de día como líquido de noche, tanto pesada como ligera, tanto rugosa como lisa y en lo difícil en ocasiones, reconocer si su carácter es transparente, translúcido u opaco.

Así, desde el exterior, cuando miramos hacia el interior del edificio, la fachada nos ofrece una visión ambigua de su interior (distorsionada) haciendo necesario entrar para descubrirlo realmente; una vez dentro, si miramos hacia el exterior, hacia la ciudad, observaremos toda una serie de efectos visuales como si de un juego se tratara, donde nada está realmente donde debería estar. Unos rayos de luz atraviesan en línea recta mientras otros se reflejan al revés, produciendo algo parecido a una superposición de la imagen. Otros, al mismo tiempo se difractan por mostrarse en todos los colores del arco iris.

Desde dentro, observamos calles donde antes no había, se duplican edificios y vemos a peatones caminando, pensando que están donde los vemos pero que en realidad se encuentran en otro lugar físico diferente. Nuestro objetivo se vio cumplido ya que buscábamos la realización de una fachada que siempre que se mirara con detenimiento, ofreciera un efecto preceptivo plausible pero sutil al mismo tiempo.

Así como se concibe un edificio proyectado hacia el exterior, se busca un mundo, un espacio y un ambiente único en su interior.

Una vez dentro, mediante el uso de la luz, los audiovisuales, los materiales y los elementos expositivos, se ha intentado generar un espacio interior muy diferenciado de un espacio expositivo habitual, donde el visitante viva una experiencia intensa y única con el edificio. El espacio interior, por lo tanto, se concibe como una experiencia personal y sensorial en la que el usuario o visitante interactúa con el edificio gracias a detectores de presencia, altavoces direccionales, cambios de luz, proyecciones, personajes proyectados que interactúan con los visitantes y pantallas de plasma que proyectan objetos en movimiento. Al mismo tiempo, todos estos elementos se ven insertados como si flotaran en un espacio indivisible y continuo. La aplicación de un pavimento ligeramente reflectante y experimental realizado en una cerámica, un falso techo en acero inoxidable y las paredes de tetraedros de espuma, conforman los tres materiales principales en su interior. Todos ellos materiales continuos, tres planos que debido a su condición de continuidad recrean un espacio ingrávido, marcando la horizontalidad y sin referencias espaciales o formales convirtiendo el espacio físico en una suerte de espacio virtual.

La tecnología aplicada a la construcción, a los audiovisuales y a la forma de explicar la marca y su producto, son esenciales para transmitir el compromiso que la empresa tiene con su futuro. El proyecto para Roca Barcelona Gallery se hace eco de las tecnologías más avanzadas en materia de iluminación, materiales tales como la cerámica, el vidrio y el acero.

Por todo ello, ha sido necesario que ROCA y el equipo de arquitectura de OAB (Borja, Lucía y Carlos Ferrater) haya contado con otro equipo de expertos en distintos campos como la comunicación, la construcción, la iluminación, los audiovisuales y otros muchos especialistas de excelencia que han hecho posible la creación de un edificio puntero y emblema de su marca.

Autor: Office of Architecture in Barcelona (OAB)

Autores

Como ir

Sobre el Mapa

Constelación

Cronología

  1. Roca Barcelona Gallery

    Office of Architecture in Barcelona (OAB), Borja Ferrater Arquer, Lucía Ferrater Arquer, Carlos Ferrater i Lambarri

    Roca Barcelona Gallery

    Ya en sus primeros pasos para la concepción de la sede institucional de ROCA o Roca Barcelona Gallery, se entiende el proyecto arquitectónico como una herramienta de difusión de una marca y una empresa. El edificio se plantea a partir de la estrategia de comunicación, una forma más de difundir los valores, la historia y los retos de la compañía y un canal de transmisión para atraer el interés de la ciudadanía hacia los valores, el producto, los proyectos y las inquietudes de una empresa con más de 80 años de historia como Roca. El encargo contempla la realización de un programa complejo en el que se mezclan y conviven la sede institucional, un museo de la marca y una plataforma de eventos de carácter social y del mundo empresarial. El proyecto arquitectónico se ha basado en dos ideas esenciales. Su forma y aspecto exterior y experiencia del espacio vivida en su interior. El edificio, rodeado por múltiples edificaciones de mayor altura, pretende mostrarse en la ciudad entendiendo su propia escalera. Debido a su contexto urbano, el edificio se encuentra embebido por las volumetrías adyacentes y se distingue por su menor escala y por su pureza de formas. Sin recurrir a las formas especulativas propias de una arquitectura que busca realizarse a través del espectáculo, el edificio, a la vez que discreto y elegante, logra diferenciarse de cualquier otro. Como objetivo principal se investigó y trabajó para concebir una fachada que siendo observada con un mínimo detenimiento no dejara indiferente y tratara de suscitar curiosidad. Asimismo, se renunció desde un principio a la posibilidad de plantear una “piel” para el edificio que quizás pudiera ofrecer un efecto vistoso hacia el exterior pero que en cambio no tuviera relación o consecuencia aparente al interior. Se buscó, por tanto, trabajar al máximo bajo estas premisas. Por último, después de tantear diferentes posibilidades, planteamos una solución para la fachada basada en la forma de disposición de un único material, la sucesión de múltiples cristales dispuestos perpendicularmente al eje de la fachada. Así, a partir de pruebas y prototipos pudimos comprobar cómo se producen nuevos efectos como la difracción, la reflexión y la refracción de la luz obteniendo como resultado la distorsión, la traslación y la superposición de la imagen a través de la fachada. Fue la luz, tanto natural de día como artificial por la noche, la que se convirtió entonces en protagonista. Así, obtuvimos una fachada totalmente ambigua que se mostraba tanto como un elemento de carácter sólido de día como líquido de noche, tanto pesada como ligera, tanto rugosa como lisa y en lo difícil en ocasiones, reconocer si su carácter es transparente, translúcido u opaco. Así, desde el exterior, cuando miramos hacia el interior del edificio, la fachada nos ofrece una visión ambigua de su interior (distorsionada) haciendo necesario entrar para descubrirlo realmente; una vez dentro, si miramos hacia el exterior, hacia la ciudad, observaremos toda una serie de efectos visuales como si de un juego se tratara, donde nada está realmente donde debería estar. Unos rayos de luz atraviesan en línea recta mientras otros se reflejan al revés, produciendo algo parecido a una superposición de la imagen. Otros, al mismo tiempo se difractan por mostrarse en todos los colores del arco iris. Desde dentro, observamos calles donde antes no había, se duplican edificios y vemos a peatones caminando, pensando que están donde los vemos pero que en realidad se encuentran en otro lugar físico diferente. Nuestro objetivo se vio cumplido ya que buscábamos la realización de una fachada que siempre que se mirara con detenimiento, ofreciera un efecto preceptivo plausible pero sutil al mismo tiempo. Así como se concibe un edificio proyectado hacia el exterior, se busca un mundo, un espacio y un ambiente único en su interior. Una vez dentro, mediante el uso de la luz, los audiovisuales, los materiales y los elementos expositivos, se ha intentado generar un espacio interior muy diferenciado de un espacio expositivo habitual, donde el visitante viva una experiencia intensa y única con el edificio. El espacio interior, por lo tanto, se concibe como una experiencia personal y sensorial en la que el usuario o visitante interactúa con el edificio gracias a detectores de presencia, altavoces direccionales, cambios de luz, proyecciones, personajes proyectados que interactúan con los visitantes y pantallas de plasma que proyectan objetos en movimiento. Al mismo tiempo, todos estos elementos se ven insertados como si flotaran en un espacio indivisible y continuo. La aplicación de un pavimento ligeramente reflectante y experimental realizado en una cerámica, un falso techo en acero inoxidable y las paredes de tetraedros de espuma, conforman los tres materiales principales en su interior. Todos ellos materiales continuos, tres planos que debido a su condición de continuidad recrean un espacio ingrávido, marcando la horizontalidad y sin referencias espaciales o formales convirtiendo el espacio físico en una suerte de espacio virtual. La tecnología aplicada a la construcción, a los audiovisuales y a la forma de explicar la marca y su producto, son esenciales para transmitir el compromiso que la empresa tiene con su futuro. El proyecto para Roca Barcelona Gallery se hace eco de las tecnologías más avanzadas en materia de iluminación, materiales tales como la cerámica, el vidrio y el acero. Por todo ello, ha sido necesario que ROCA y el equipo de arquitectura de OAB (Borja, Lucía y Carlos Ferrater) haya contado con otro equipo de expertos en distintos campos como la comunicación, la construcción, la iluminación, los audiovisuales y otros muchos especialistas de excelencia que han hecho posible la creación de un edificio puntero y emblema de su marca.
  2. Premio FAD

    Seleccionado. Categoría: Interiorismo