Intro

Sobre el proyecto

En esta primera etapa, el catálogo se focaliza en la arquitectura moderna y contemporánea proyectada y construida entre el 1832 –año de edificación de la primera chimenea industrial de Barcelona que establecemos como el inicio de la modernidad– hasta la actualidad.

El proyecto nace con el objetivo de hacer más accesible la arquitectura tanto a los profesionales como al conjunto de la ciudadanía por medio de una web que se irá actualizando y ampliando mediante la incorporación de las obras contemporáneas de mayor interés general, siempre con una necesaria perspectiva histórica suficiente, a la vez que añadiendo gradualmente obras de nuestro pasado, con el ambicioso objetivo de comprender un mayor período documental.

El fondo se nutre de múltiples fuentes, principalmente de la generosidad de estudios de arquitectura y fotografía, a la vez que de gran cantidad de excelentes proyectos editoriales históricos y de referencia, como guías de arquitectura, revistas, monografías y otras publicaciones. Asimismo, tiene en consideración todas las fuentes de referencia de las diversas ramas y entidades asociadas al COAC y de otras entidades colaboradoras vinculadas con los ámbitos de la arquitectura y el diseño, en su máximo espectro.

Cabe mencionar especialmente la incorporación de vasta documentación procedente del Archivo Histórico del COAC que, gracias a su riqueza documental, aporta gran cantidad de valiosa –y en algunos casos inédita– documentación gráfica.

El rigor y el criterio de la selección de las obras incorporadas se establece por medio de una Comisión Documental, formada por el Vocal de Cultura del COAC, el director del Archivo Histórico del COAC, los directores del Archivo Digital del COAC y profesionales y otros expertos externos de todas las Demarcaciones que velan por ofrecer una visión transversal del panorama arquitectónico presente y pasado alrededor del territorio.

La voluntad de este proyecto es la de devenir el fondo digital más extenso sobre arquitectura catalana; una herramienta clave de información y documentación arquitectónica ejemplar que se convierta en un referente no solo local, sino internacional, en la forma de explicar y mostrar el patrimonio arquitectónico de un territorio.

Aureli Mora i Omar Ornaque
Directores arquitecturacatalana.cat

credits

Quiénes somos

Colegio de Arquitectos de Cataluña:

Àrea de Cultura

Directores:

2019-2022 Aureli Mora i Omar Ornaque

Comisión Documental:

2019-2022 Ramon Faura Carolina B. Garcia Francesc Rafat Antoni López Daufí Joan Falgueras Anton Pàmies Mercè Bosch Josep Ferrando Fernando Marzá Aureli Mora Omar Ornaque

Colaboradores Externos:

2019-2022 Lluis Andreu Sergi Ballester Maria Jesús Quintero

Con el soporte de:

Generalitat de Catalunya Departament de Cultura

Entidades Colaboradoras:

ArquinFAD

 

Fundació Mies van der Rohe

 

Fundación DOCOMOMO Ibérico

Diseño y Programación:

Nubilum Edittio
Sugerencias

Buzón de sugerencias

Solicita la imagen

Te invitamos a ayudarnos a mejorar la difusión de la arquitectura catalana mediante este espacio, donde podrás proponernos obras, aportar o enmendar información sobre obras, autores y fotógrafos, además de hacernos todos aquellos comentarios que consideres. Los datos serán analizados por la Comisión Documental. Rellena sólo aquellos campos que consideres oportunos para añadir o subsanar información.

El Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya es uno de los centros de documentación más importantes de Europa, que custodia los fondos profesionales de más de 180 arquitectos, cuya obra es fundamental para comprender la historia de la arquitectura catalana. Mediante este formulario, podras solicitar copias digitales de los documentos de los que el Arxiu Històric del COAC gestiona los derechos de explotación de los autores, además de aquellos que se encuentren en dominio público. Una vez realizada la solicitud, el Arxiu Històric del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya te hará llegar una estimación del presupuesto, variable en cada casuística de uso y finalidad.

Imagen solicitada:

* Si la memoria tiene autoría o derechos conocidos, puede citarlos en el campo anterior 'Comentarios' .

* Si las fotografías tienen autoría o derechos conocidos, puede citarlos en el campo anterior 'Comentarios'.
Puedes adjuntar hasta 5 archivos de 10 MB cada uno como máximo.

Como ir

En Imágenes

Memoria

El proyecto resultó ganador de un concurso en el que se planteaba el reto de construir un edificio con tecnologías modernas en el contexto de Ciutat Vella, con la proximidad de la catedral y de la vieja muralla romana. La solución ganadora opta por diferenciar claramente un cuerpo bajo, ajustado a las alineaciones de calle, y una torre configurada con independencia, de planta rectangular. El cuerpo bajo corresponde a la sala de actos y queda vinculado directamente al vestíbulo de entrada a través de un altillo intermedio situado sobre la sala de exposiciones, en la planta baja. Así, el edificio dispone de cuatro niveles (el semisótano, la planta baja, el altillo y el salón de actos) que otorgan unas cualidades representativas a la parte del edificio vinculada a la calle, mientras que la torre se eleva como una serie de bandejas independientes, con un núcleo de comunicaciones vertical (ascensor y escalera) situado en la parte posterior del solar.

Autor: Maurici Pla

Fuente: Catalunya : guia d'arquitectura moderna, 1880-2007

Este proyecto se encuentra situado en un solar trapezoidal y tiene que dar una respuesta apropiada al emplazamiento, ya que está situado en la misma plaza que sirve de acceso a la catedral, pero también convertirse en un claro exponente de la arquitectura moderna internacional. El edificio se divide en dos volúmenes claramente diferenciados: el más bajo redibuja el perímetro de la trama urbana medieval y respeta el sistema de espacios urbanos, mientras que la torre se retrasa al máximo de la plaza para no agredir al entorno con nuevas formas y materiales. El volumen más bajo contiene las actividades abiertas al público y la torre las oficinas. El recorrido del cuerpo bajo se produce en espiral, a través de una escalera completamente abierta y es una continuación de la calle. De la cooperativa se sube al bar y del bar a la planta baja, con la fachada completamente de vidrio. Finalmente se llega a la sala de actos, con un friso de hormigón armado que sirve de soporte a unos esgrafiados de Picasso. La torre está planteada como un contenedor de servicios al colegiado. Cada planta fue diseñada por un arquitecto distinto, aunque actualmente no se conserva ninguno de los interiores originales.

Autor: Xavier Llobet i Ribeiro

Fuente: DOCOMOMO Ibérico

Autores

Como ir

Sobre el Mapa

Constelación

Cronología

  1. Renovación de la Fachada del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Correa Milá Arquitectes, Federico Correa Ruiz, Alfonso Milá Sagnier

    Renovación de la Fachada del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    La propuesta es una reinterpretación del proyecto original de Xavier Busquets del año 1962 y que forma parte del legado de la arquitectura moderna catalana. Consiste en mantener y reforzar lo que era más sustancial en la propuesta original; que era la tensión que se establecía entre la plataforma monumental del cuerpo bajo trapezoidal con los esgrafiados de Picasso y el cuerpo con altura, retirado, de las plantas de oficinas. Reforzando la neutralidad del fondo, se valora más el basamento de Picasso. Se recupera, en definitiva, el espíritu del proyecto original introduciendo algunas modificaciones como el cambio de tipos de apertura de las ventanas, pasando de deslizantes y batientes originales, a unas oscilobatientes y a la supresión del acabado del coronamiento del edificio con un aplacado con gresite extendiendo el cristal de la fachada hasta el coronamiento superior, como ya aparecía en la maqueta que Busquets había presentado en el concurso del año 1958. Se optó, pues, por una fidelidad crítica del proyecto original en vez de una propuesta alternativa como podría ser proponer una segunda piel o el cambio del despiece del muro cortina de la fachada en beneficio de una mayor transparencia. Se ha procurado mejorar las prestaciones de la nueva fachada, tanto en la calidad de los materiales y detalles constructivos como en la eficiencia energética del conjunto. En este sentido, se ha incorporado en el panel de los alféizares, un vidrio fotovoltaico con tecnología CIGS, con una serigrafía de pequeños puntos blancos de forma que se matice el impacto del negro en el gris y se integre mejor en el conjunto de la fachada.
  2. Colegio de Arquitectos de Cataluña

    Xavier Busquets i Sindreu

    Colegio de Arquitectos de Cataluña

    El proyecto resultó ganador de un concurso en el que se planteaba el reto de construir un edificio con tecnologías modernas en el contexto de Ciutat Vella, con la proximidad de la catedral y de la vieja muralla romana. La solución ganadora opta por diferenciar claramente un cuerpo bajo, ajustado a las alineaciones de calle, y una torre configurada con independencia, de planta rectangular. El cuerpo bajo corresponde a la sala de actos y queda vinculado directamente al vestíbulo de entrada a través de un altillo intermedio situado sobre la sala de exposiciones, en la planta baja. Así, el edificio dispone de cuatro niveles (el semisótano, la planta baja, el altillo y el salón de actos) que otorgan unas cualidades representativas a la parte del edificio vinculada a la calle, mientras que la torre se eleva como una serie de bandejas independientes, con un núcleo de comunicaciones vertical (ascensor y escalera) situado en la parte posterior del solar.
  3. Planta Bar y Restaurante del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Correa Milá Arquitectes, Federico Correa Ruiz, Alfonso Milá Sagnier

    Planta Bar y Restaurante del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

  4. Planta Club del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Correa Milá Arquitectes, Federico Correa Ruiz, Alfonso Milá Sagnier

    Planta Club del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

  5. Planta Biblioteca del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Giráldez - López Iñigo - Subías Arquitectes, Guillermo Giráldez Dávila, Pedro López Iñigo, Xavier Subías i Fages

    Planta Biblioteca del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

  6. Planta de Decanato y Junta de Gobierno del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC)

    Tous & Fargas, Josep Maria Fargas i Falp, Enric Tous i Carbó

    Planta de Decanato y Junta de Gobierno del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC)

  7. Planta CIE y Exposiciones del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC)

    Francesc Bassó i Birulés, Joaquim Gili i Moros

    Planta CIE y Exposiciones del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC)

  8. Planta de Visado y Administración del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Oriol Bohigas i Guardiola, Josep Maria Martorell i Codina

    Planta de Visado y Administración del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

  9. Premio FAD

    Galardonado / Premiado. Categoría: Interiorismo

    Premio FAD

    Planta de Secretaría del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Antoni de Moragas i Gallissà

  10. Premio FAD

    Finalista. Categoría: Interiorismo

    Premio FAD

    Planta de Publicaciones y Oficinas CIDE del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Pau Monguió i Abella, Francesc Vayreda i Bofill

  11. Premio FAD

    Finalista. Categoría: Arquitectura

    Premio FAD

    Colegio de Arquitectos de Cataluña

    Xavier Busquets i Sindreu

  12. 'ÒRIM, otro' Exposición de Joan Miró y Mural en el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Studio PER, Pep Bonet Bertran, Cristian Cirici i Alomar, Lluís Clotet i Ballús, Oscar Tusquets Blanca

    'ÒRIM, otro' Exposición de Joan Miró y Mural en el Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Era finales de 1968 cuando los arquitectos socios de Studio PER (Pep Bonet, Cristian Cirici, Lluís Clotet y Oscar Tusquets), que acabábamos de cumplir veintisiete años, recibimos el encargo del Colegio de Arquitectos de Cataluña y Baleares de hacer el guion y el montaje en la sede colegial de una contraexposición —que titulamos Orim, otro (Miró escrito de derecha a izquierda)— de la exposición antológica organizada por el Ayuntamiento de Barcelona en el marco gótico del antiguo Hospital de la Santa Creu. Pese a las dificultades que la dictadura del general Franco representaba para la apertura en el extranjero, nos sentíamos muy cercanos a los hechos de mayo del 68 en París. Barcelona era entonces una ciudad más cosmopolita que ahora, que no deja de ser una ciudad en la que el éxito turístico le va diluyendo la personalidad. Y guardamos un recuerdo imborrable de aquellos meses en los que estuvimos trabajando en el proyecto, asesorados por Joan Brossa, Alexandre Cirici, Pere Portabella, Joan Prats y Antoni Tàpies, y sobre todo del contacto con Joan Miró. En el transcurso de una cena en el Reno, expusimos a Joan Miró nuestro guion, le pedimos una intervención personal sobre los cristales que rodean la planta baja del Colegio y fijamos una fecha para visitar su estudio de Mallorca y escoger algunas pinturas originales que deberían formar parte de la exposición. Al estudio de Miró fuimos Oscar Tusquets y yo mismo. Su casa era bastante kitsch. Una pecera situada sobre una especie de parterre interior era el elemento arquitectónico que más recuerdo de la sala de estar donde esperamos a que bajara de su dormitorio. Se excusó diciendo que aquel era el terreno de su esposa Pilar, que tenía un hermano arquitecto que les había obsequiado con el proyecto. Enseguida nos condujo hacia su estudio, un edificio de gran calidad arquitectónica y muy vivido por Miró, lleno de obra en curso de ejecución, recortes de revistas y diarios y diversos objetos de arte primitivo africano. Nos impresionaron mucho las pinturas en las que estaba trabajando. Nuestro guion planteaba dividir la exposición en dos espacios bien diferenciados, separados por la escalera que lleva a la llamada Sala Picasso y que proponíamos cerrar lateralmente y por encima como si fuera un túnel en fuerte pendiente. El espacio inferior estaría dedicado al Miró de antes de la Guerra Civil; el espacio de encima, en el Miró de después de la guerra. El túnel-escalera entre ambos espacios significaría la época oscura de la guerra, y se proyectaría una película que encargamos a Pere Portabella. Diseñamos los diferentes rincones y vitrinas para poner los cuadros y objetos de la exposición, con los materiales propios de los encofrados que nos proporcionó desinteresadamente la empresa constructora que más apreciábamos en aquellos tiempos, y que desgraciadamente ha desaparecido del mercado: Famadas, SA. En cuanto al contenido, a pesar de que Miró, Prats y Tàpies nos ofrecieron obras originales de sus colecciones particulares, sólo utilizamos las obras que tenían mayores posibilidades didácticas y una actitud más contestataria. Las grandes obras no nos interesaban, ya se podían ver en la gran exposición del Hospital de la Santa Creu. Gran parte de nuestra exposición consistía en una selección de fotografías ampliadas de fragmentos de cuadros en los que estaba presente toda la simbología de Miró, como el sexo femenino representado por unos peludos labios genitales, o bien curas pasando por el anillo, tal como puede verse en los grabados de la serie Barcelona. Pero en nuestro guion figuraba también pedir a Joan Miró que hiciera alguna intervención en los cristales que rodean la planta baja de la sede del Colegio de Arquitectos, en la plaza Nova. Nosotros imaginábamos que, en el mejor de los casos, pintaría su firma, pero su respuesta entusiasta fue pintar un mural en cuatro colores y negro. A cada uno de los guionistas nos asignó un color y él se reservó el negro, aplicado a la escoba, para corregir lo que nosotros teníamos que pintar momentos antes. Era, en grandes dimensiones, la misma actitud que llevó a Miró, en la última etapa de su vida como artista, a pintar sobre cuadros anónimos que compraba en exposiciones provincianas.
  13. Archivo Histórico del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Studio PER, Pep Bonet Bertran, Cristian Cirici i Alomar

    Archivo Histórico del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Nuestra intención en este proyecto era hacer, en arquitectura, el equivalente a un camión de reparto de Coca-Cola: un container fácil de identificar y que asee el caos de un montón de cajas con botellas de diferentes medidas, desde la normal hasta la familiar. El espacio definido por el edificio del COACB, cerrado por un muro cortina, en el que se debía instalar el Archivo Histórico, y nuestra incapacidad de diseñar en poco tiempo, y para pocas unidades, unos archivadores de planos, folios, fichas y diapositivas tan económicos y eficaces como los del mercado fueron los determinantes esenciales de la forma. Nos extenderemos un poco más sobre ambos conceptos. El emplazamiento en una planta libre, de un edificio con muro cortina, fue el responsable de la posición de todo el archivo en el centro del recinto, con las circulaciones periféricas para no entrar en contradicción con un tipo de fachada pensada para dejarla al libre de muebles. El muro cortina. El muro cortina de la fachada existente, fue también el responsable de la elevación del pavimento para corregir los defectos del edificio, que tiene el alféizar demasiado alto. A nivel más anecdótico, ha sido responsable del tono oscuro de nuestra intervención en contraste con el blanco brillante del ambiente preexistente. También de la moqueta que cubre la parte nueva en contraste con el parqué existente. Después de este proyecto, y realizando una cierta generalización de nuestra experiencia, nos arriesgamos a hacer la afirmación de que el muro cortina tiene muchas posibilidades en un edificio destinado a oficinas. Reconocida nuestra incapacidad para diseñar y producir artesanalmente unos archivadores eficaces, (entendemos por eficaces que los cajones abran y cierren suavemente), que fueran también transportables y al mismo tiempo pudieran ampliarse en caso de crecer el archivo, pero sin tener que recurrir a los arquitectos y artesanos que los hubiesen construido, optamos por seleccionar el conjunto de archivadores que, a nuestro juicio, estuvieran mejor diseñados. Nos gustaría apuntar de paso que ni los fabricantes más potentes de mobiliario de oficinas se han preocupado de coordinar los tamaños entre los archivadores destinados a distintos usos, y que tampoco los tiradores de todos ellos responden al mismo criterio de diseño. Nuestro punto de inicio, de utilizar unos archivadores producidos industrialmente, responde a una actitud en la que estamos especialmente interesados, porque, creemos nosotros, responde a un caso muy simple de lo que son los encargos más importantes de la arquitectura de interiores. ¿Cómo puede diseñarse un supermercado sin pensar que deberá utilizarse una de esas monstruosas neveras para productos congelados, quesos o leche? ¿Cómo puede diseñarse un bar sin pensar que dentro habrá una cafetera italiana llena de plásticos fluorescentes y otros embellecedores, y sin pensar que entre las mesas pronto el propietario instalará un par de jukebox? ¿Cómo pensar en el diseño de unas oficinas si olvidamos que su imagen estará en parte formada por los archivadores, las máquinas de escribir y las neveras de Coca-Cola? El resultado de esta actitud es un cierto caos visual de archivadores de diferentes medidas y con distintos sistemas de tirador. Un caos que intentamos ordenar con la utilización de un solo y oscuro color para todos los tipos de archivadores y la introducción de unas repisas y soportes cilíndricos de madera que, resolviendo el problema funcional de superficies de trabajo para quienes trabajan en el archivo histórico, introducen un orden visual. Así como las aseadas pilastras del Palazzo Taruffi mantienen la monumentalidad de un edificio con aberturas dispuestas asimétricamente, los cilindros de madera en las esquinas del Archivo Histórico son suficientemente importantes visualmente para admitir un cierto caos en el diseño y disposición de los archivadores. Para tranquilizar a los funcionalistas, diremos que la función de estas columnas es resolver el problema de las esquinas que no tienen resuelto los fabricantes de archivadores.
  14. Premio FAD

    Galardonado / Premiado. Categoría: Interiorismo

    Premio FAD

    Archivo Histórico del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Studio PER, Pep Bonet Bertran, Cristian Cirici i Alomar

  15. La Recuperación de J. Hoffmann

    Gabriel Mora i Gramunt, Santiago Roqueta i Matías

    La Recuperación de J. Hoffmann

  16. Acondicionamiento de la Planta 5ª del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Bach-Mora Arquitectes, Jaume Bach i Núñez, Gabriel Mora i Gramunt

    Acondicionamiento de la Planta 5ª del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    La planta de Secretaría había sido diseñada por Antoni Moragas i Gallissà. La junta del COAC, considerando que había quedado obsoleta, encargó una renovación total de la misma. En la nueva planta se ha incorporado el antiguo vestíbulo para aumentar el espacio de recepción, creando tres zonas: unos despachos cerrados, una oficina panorámica y la tercera de archivo. En el proyecto se han recuperado partes del antiguo interior para mantener la memoria de la historia del COAC.
  17. Premio FAD

    Finalista. Categoría: Interiorismo - Interiores de Uso Público, Comercial y Profesional

    Premio FAD

    Acondicionamiento de la Planta 5ª del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Bach-Mora Arquitectes, Jaume Bach i Núñez, Gabriel Mora i Gramunt

  18. Sala Picasso i Oficina de la Vocalia de Cultura

    Jordi Moliner i Salinas, Antoni Poch Vives

  19. Premi Ciutat de Barcelona

    Galardonado / Premiado. Categoría: Disseny d'Interiors

    Premi Ciutat de Barcelona

    Sala Picasso i Oficina de la Vocalia de Cultura

    Jordi Moliner i Salinas, Antoni Poch Vives

  20. Renovación de la Fachada del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    Fuses-Viader Arquitectes, Josep Fuses i Comalada, Jordi Mansilla, Jorge Perea, Joan Maria Viader i Martí

    Renovación de la Fachada del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC)

    La propuesta es una reinterpretación del proyecto original de Xavier Busquets del año 1962 y que forma parte del legado de la arquitectura moderna catalana. Consiste en mantener y reforzar lo que era más sustancial en la propuesta original; que era la tensión que se establecía entre la plataforma monumental del cuerpo bajo trapezoidal con los esgrafiados de Picasso y el cuerpo con altura, retirado, de las plantas de oficinas. Reforzando la neutralidad del fondo, se valora más el basamento de Picasso. Se recupera, en definitiva, el espíritu del proyecto original introduciendo algunas modificaciones como el cambio de tipos de apertura de las ventanas, pasando de deslizantes y batientes originales, a unas oscilobatientes y a la supresión del acabado del coronamiento del edificio con un aplacado con gresite extendiendo el cristal de la fachada hasta el coronamiento superior, como ya aparecía en la maqueta que Busquets había presentado en el concurso del año 1958. Se optó pues por una fidelidad crítica del proyecto original en vez de una propuesta alternativa como podría ser proponer una segunda piel o el cambio del despiece del muro cortina de la fachada en beneficio de una mayor transparencia. Se ha procurado mejorar las prestaciones de la nueva fachada, tanto en la calidad de los materiales y detalles constructivos como en la eficiencia energética del conjunto. En este sentido, se ha incorporado en el panel de los alféizares, un vidrio fotovoltaico con tecnología CIGS, con una serigrafía de pequeños puntos blancos de forma que se matice el impacto del negro en el gris y se integre mejor en el conjunto de la fachada.

Obras Relacionadas

Conjunto Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC)